El rugido del Tigre

Portada de “El Tigre”

Portada de “El Tigre”

Hablar mal de Televisa ha sido por años un pasatiempo nacional para los mexicanos.

— Claudia  Fernandez y Andrew Paxman, El Tigre. Emilio Azcárraga y su imperio Televisa.

Los hombres están formados por las circunstancias y no han nacido hechos.
 — Bertrand Russell,  Cómo se podría organizar el mundo, 1918.

Si se admite, en el caso de Fausto, que un mismo pecho puede albergar dos almas, ¿por qué no ha de ser posible reconocer la acción simultánea y contradictoria de tendencias espirituales opuestas en un mismo hombre, un hombre normal que pasa de una clase a la otra, en el proceso de una crisis mundial?

— György Lukács, Prólogo a la edición italiana de Historia y Conciencia de Clase, 1967.

Fernandez, Claudia y Andrew Paxman, El Tigre. Emilio Azcárraga y su imperio Televisa, 3ª Ed., Grijalbo/Raya en el Agua, México, 2013, 663 pp.

El peor lugar para realizar un ejercicio de crítica o análisis es el lugar común. Con Televisa, sin embargo, la excepción hace la regla. Claudia Fernández y Andrew Paxman parten de un lugar común sobre la empresa, para realizar la biografía de la persona detrás de ella, Emilio Azcárraga Milmo. Sin embargo, su trabajo no nace del lugar común, sino de una crítica y cuestionamiento de éste. En gran medida, la biografía de Azcárraga no es sólo de él, sino también historia de una de las empresas más emblemáticas de nuestro país, y a su vez historia de un país sin el cuál no podríamos comprender el México actual.

En El Tigre, Claudia Fernández y Andrew Paxman reflexionan, analizan, y critican. Construyen a Emilio Azcárraga Milmo en varios órdenes: social, personal, empresarial y político; y para ello recurren a ver no sólo su papel, sino el papel de su familia, desde su padre Emilio Azcárraga Vidaurreta, hasta sus parejas, empezando por Gina —primera esposa, y la mujer que definió su vida amorosa— quien falleciera abruptamente; y terminando con Adriana Abascal, la acompañante que no logró desplazar a su última esposa, Paula Cussi.

Una de las principales cualidades de esta biografía no reside en los datos o chismes que sobre Azcárraga se pueden encontrar, sino de ver cómo la vida de este hombre transformó y fue transformada por sus circunstancias. Desde su vida de juventud en Estados Unidos, hasta sus primeros pasos en la vida empresarial a mediados de los cincuenta; ahí se encuentran muchos de los semilleros que construirían su personalidad y la imagen corporativa de su empresa. Como bien destacan Fernández y Paxman, Azcárraga fue un hombre de contradicciones, mismas que fueron plasmadas en su obra.

Interesante es el papel de dichas contradicciones en el desempeño social y político de la empresa. La más fuerte es sin duda el encuentro entre el individualismo exacerbado de cepa anglosajona —que su formación en Estados Unidos le dio junto con la visión empresarial de su padre, regiomontano de principios de siglo— y su nacionalismo efervescente —producto a su vez de su necesidad de reconocimiento frente al estadounidense y su visión paternalista del mexicano. Producto de esto se ve en las producciones televisivas y su actividad empresarial. El contenido de la programación siempre tuvo ese toque nacionalista tradicional, de eje conservador, aunado a las buenas costumbres. Su actividad empresarial siempre estuvo marcado por la necesidad de un éxito en el extranjero, de ser un hombre fuerte en los mercados internacionales.

Sus incursiones en el mercado internacional, sin embargo, no fueron posibles sin el éxito de sus decisiones económicas en el mercado nacional, mismas que fueron favorecidas por las relaciones políticas de Azcárraga Milmo con el régimen político. Gran parte del papel de Televisa en la vida nacional —como una empresa de medios que permitía legitimar al régimen político y sus decisiones— le dio el capital para poder emprender negocios arriesgados, que en otro ámbito resultarían contraproducentes.

Este papel en la vida nacional se alimentó con los programas, desde las famosas telenovelas, pasando por sus noticiarios —el emblemático 24 horas de Jacobo Zabludovsky—, así como la cobertura de grandes eventos internacionales —Los juegos olímpicos y dos mundiales de fútbol, organizados por la propia empresa—. El papel de Televisa en la producción y reproducción de la cultura y los valores de la sociedad mexicana de la segunda mitad del siglo XX mexicano es innegable. Y esto es el eje principal de la biografía de Emilio Azcárraga Milmo.

Los fundamentos de este papel, sin embargo, no se encuentran en él, sino el mundo que lo precede. El logro de Azcárraga Milmo, de su empresa y sus producciones, está en recuperar y explotar de manera eficiente los cimientos culturales que el México posrevolucionario, de los cuarenta y cincuenta, ofrecía y que el régimen permitió producir. El éxito de la empresa radica en ello, y en la actualidad no ha cambiado mucho.

En conclusión, El Tigre es una manera de comprender el México actual, un recuento profundo, concreto, pero no por ello sencillo y agradable, que nos acerca a la vida y obra de un personaje que, con su trabajo, moldeó gran parte de la vida nacional desde los setenta hasta la actualidad. Sin duda es ampliamente criticable la manera en que lo hizo, pues sus resultados son testamento del estado social del país en materia educativa, moral y política. Pero para poder abordar la crítica de manera constructiva, de la manera que nos permita transformar de manera real y profunda nuestra vida actual, es necesario alejarnos de los lugares comunes que tenemos a primera vista.

Y esta biografía, este tratado sobre los medios de comunicación en México que es El Tigre de Claudia Fernández y Andrew Paxman, es un buen inicio y guía para conocer los intrincados pasillos y relaciones que Televisa construyó, un primer paso para realizar una crítica sobre ese mundo en que nos encontramos hoy día, el mundo mediático que es necesario transformar.

— Armando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s