La “fetichización” universitaria

El viernes 19 de abril de 2013, después de una marcha que partiera del parque Hundido, un grupo de 15 personas encapuchadas rompió un vidrio en el Edificio de Rectoría de la UNAM, entró a ésta y la tomó en protesta. Este grupo se vincula con los estudiantes de CCH Naucalpan en contra de la reforma al plan de estudios. De las 5 demandas que inicialmente presentaron, sólo quedan 2. Cabe destacar que una de las demandas retiradas es la re–instalación de los estudiantes expulsados definitivamente. José Narro, Rector de la Universidad, por su parte, ha dejado en claro —con la denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR), por ejemplo— que la toma del Edificio de Rectoría no servirá como presión para abrir un diálogo, y que se deben entregar las instalaciones inmediatamente.

Con base en este hecho, miembros de la comunidad universitaria han tomado postura, ya sea a favor o en contra de lo ocurrido. Se han mostrado desplegados, cartas, comentarios, e imágenes que demuestran las opiniones de quienes las emiten o sustentan, y hay un elemento que resalta de cada uno de ellos: El edificio de Rectoría.

Es un simbolismo. El edificio de Rectoría es la cabeza administrativa de la Universidad. Es también, junto con la Biblioteca Central y el campus central, Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. ¿Por qué es tan importantes para ambas partes?

Para quienes están a favor, es la manera de obligar a las autoridades a dar solución a sus demandas. Tomando el edificio donde se toman las principales decisiones de la vida universitaria, es obvio que se imposibilita el funcionamiento de la misma.

Para quienes están en contra, es un atentado a la vida universitaria, un daño a nuestro patrimonio y casa de estudios, y un perjuicio a la imagen de la comunidad frente a la sociedad y la opinión pública. Es también el capricho de gente que es ajena a la comunidad y que sólo busca satisfacer su interés particular.

Este hecho ha derivado en un segundo objeto: el papel de las fuerzas de seguridad pública. Se ha propuesto, con base en la demanda presentada ante la PGR, que la Policía Federal ejerza acción y recupere las instalaciones. Considerando la historia de la Universidad, la presencia de la policía siempre es un tema delicado.

Quienes están a favor, ven esto como una agresión a la autonomía universitaria. Es también un paso hacia la represión y la intervención del gobierno dentro de la comunidad y las decisiones que en la Universidad se toman. Quienes están en contra, apoyan la intervención de la Policía Federal como un acto de validez del Estado de Derecho.

Hasta ahora, salvo las particularidades correspondientes, puedo decir que es el estado de la cuestión. Ahora bien, ¿qué puedo decir al respecto?

Me encuentro con una fetichización. Primero del edificio de Rectoría, el cuál se ha convertido en tema obsesivo de la conversación sobre la situación. No importa quiénes son, por qué están ahí, qué hacen ahí, sólo importa el edificio. Ya sea que estén a favor o en contra, todo se ha reducido a ese edificio. ¿Qué importancia tiene?

Como integrantes de la comunidad, vemos que aunque el edificio de Rectoría (y enfatizo pues no es la Rectoría en sí) esté tomado, las actividades administrativas siguen su curso. No hemos dejado de recibir los servicios habituales, ni hemos dejado de tomar clase —o faltar a ellas—, ni estamos en catarsis esperando la respuesta al problema. Las decisiones se siguen tomando, y se siguen ejecutando las acciones que mantienen funcionado a la Universidad.

En segundo lugar, está el tema de la autonomía universitaria. Tanto quienes están a favor o en contra de lo ocurrido, usan sin cesar este término, pero nadie se ha detenido a ver qué refieren con ello. La autonomía de la Universidad se fundamenta en dos Leyes: la Ley Orgánica de la Universidad Nacional Autónoma de México, de 1945, que en su artículo 2, fracción I establece:

I. Organizarse como lo estime mejor, dentro de los lineamientos generales señalados por la presente Ley;

y la Ley Federal de las Entidades Paraestatales de 1986; que en su artículo 3º, párrafo primero dice:

Las universidades y demás instituciones de educación superior a las que la Ley otorgue autonomía, se regirán por sus leyes específicas.

Salvo las interpretaciones jurídicas, así como principios de jurisprudencia que pudieran o no aplicarse, podemos observar que, grosso modo, la autonomía sólo se refiere a la organización interna, y administración. Cosa que, por lo que vemos no ha sido afectada.

Ahora bien, antes de decir que se defiende o no una postura, mi interés está en recalcar lo siguiente: Uno de los estandartes de la comunidad universitaria es presumirse crítica, consciente, informada, analítica y humanista. ¿Se ha visto esto de alguna de las partes, o de quiénes han tomado postura?

La fetichización realizada de ambos puntos ha dado lugar a una reducción de la conversación. Reducción pues no se han preguntado qué dio lugar a esta situación, cómo se desarrolló, y lo más importante, por qué ocurrió. Al dejar de lado estas preguntas, se apresuran opiniones y comentarios que, más que alimentar el diálogo y la conversación, sólo preparan la discusión y la confrontación.

¿Confrontación de qué? No es de dos posturas sobre un edificio y una autonomía, es la confrontación de dos visiones de la identidad universitaria, dos visiones que han encontrado aquí el lugar para extrapolar sus concepciones y sus puntos de vista. El conflicto que hay no es administrativo, judicial o estudiantil es un conflicto por imponer una visión de la universidad. Es un conflicto que no sólo es propio de las autoridades y de los inconformes, es también de los estudiantes y de la comunidad.

No se trata de ver buenos y malos, no son sólo ideologías, se trata de una manera de convivir. Y mientras sigamos alimentando la reducción de la conversación a un edificio y una autonomía, no vamos a convivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s