Fútbol: vida, pasión…

“Mucha gente piensa que el fútbol es un juego a vida o muerte, pero es mucho más importante que eso”

William Shankly

Hablar de fútbol implica establecer demarcaciones tales como la competencia e incluso la rivalidad, pero ¿es válido reducir a eso a tan popular deporte?

Durante mucho tiempo he expresado mi gusto particular por el fútbol, deporte que junto con el box me apasionan y naturalmente me divierten. El fútbol para muchos creo que es mucho más que jugadores y un balón, es una forma de vida, es un medio de unión.

Es impresionante observar como este deporte logra unir a diversas personas, sin distinción alguna, en donde lo único que importa es el amor a la camiseta, al escudo, a ese color que se convierte en su piel, en su vida. La carga de identidad que aporta el fútbol rebasa cualquier sentimiento medianamente explicable, rebasa incluso la enemistad y la intolerancia entre aquellos que lo disfrutan.

¿Qué significa amar a un equipo? Puede ser todo o nada, una vida definida por una porra o un himno, un momento de tensión que en 90 minutos logra paralizar a más de uno, un grito que se une a modo de festejo entre risas, llantos, abrazos y brincos, un gol que despierta la esperanza de una afición que se desvive por ver a su equipo triunfar.

El fútbol no solo se ve, se practica, se suda, se siente. Es un deporte que despierta una pasión y gusto particular desde una edad impensable y que sin duda, es el motor de muchos sueños e ilusiones de niños que lo ejercen, que significa una nueva oportunidad para jóvenes que recurren a el en busca de un nuevo camino que más allá de ofrecer una distracción, ofrezca la oportunidad de generar alrededor de este un proyecto de vida, el establecimiento de metas y la lucha constante por alcanzarlas.

Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”

Albert Camus

Siempre han existido múltiples críticas a los fanáticos del fútbol, desde críticas banales como igualar el término “naco” a los que aman este deporte, hasta críticas más dura como pensar que la gente que ve o juega fútbol no se preocupa por su entorno, por su realidad política, social y/o económica, escudándose en este y viviendo un mundo de fantasía.

¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales.”

Anónimo.

Las críticas y disgustos hacia el fútbol y lo que representa son válidas, lo cual no necesariamente implica que sean ciertas o mínimo que estén fundamentadas, sin embargo, dentro de este y cualquier deporte lo importante a profesar es la tolerancia, y sin duda el respeto a las ideas en contra es necesario para una convivencia lo más armoniosa posible.

Puedo terminar afirmando que el fútbol es amor y pasión, que esta hecho para disfrutarlo y para vibrar con él, y que desde el equipo “llanero” hasta el club profesional lo viven de la misma forma, intensa, indescriptible, insaciable. El fútbol es de quien lo practica, de quien lo ve, de quien lo mantiene, así que no estigmaticemos este deporte, si te gusta o no es válido, pero siempre respetemos las diferencias y los gustos de los demás.

Su pambolera y puma de corazón.

—Evelyn Rojas (@SoyEve1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s